Más de la mitad de los municipios ya han solicitado desfibriladores a la Diputación para convertirse en territorio cardioprotegido | Diputación de Castellón

Contenido principal | Contingut principal
Facebook Youtube Flickr Twitter           
135 identitats, una província única

Más de la mitad de los municipios ya han solicitado desfibriladores a la Diputación para convertirse en territorio cardioprotegido

15 de octubre. La ambiciosa iniciativa impulsada por Javier Moliner para convertir la provincia de Castellón en el primer territorio de España cardioprotegido está cada vez más cerca de tornarse en realidad después de la excelente acogida que está recibiendo este programa de prevención de riesgo cardiovascular en la mayoría de municipios.

 

La diputada de Acción Social, Elena Vicente-Ruiz, ha adelantado que hasta la fecha son ya un total de 73 los municipios que han realizado los trámites pertinentes para verse beneficiados por esta iniciativa encaminada a salvar muchas de las vidas que se pierden por episodios de muerte súbita. “El objetivo -ha reseñado la diputada- es que el mayor número de pueblos puedan adherirse a este programa ya que será prueba inequívoca de que nuestros vecinos van a ganar en bienestar”.

 

Es por ello que ante la avalancha de solicitudes recibidas por parte de los técnicos del Gobierno Provincial después de que estos enviaran el cuestionario de formalización a los ayuntamientos, desde la Diputación se ha decidido prolongar el plazo de recepción de las mismas. La instalación de desfibriladores permitirá, especialmente a los municipios más pequeños, aumentar las posibilidades de sobrevivir ante incidencias cardiovasculares inesperadas.

 

“Se trata de combatir la muerte súbita y ofrecer a los ciudadanos de toda la provincia un recurso inmediato y eficaz como es el desfibrilador para responder en el corto plazo a una incidencia cardíaca por lo que los plazos nunca pueden ser un impedimento”, ha destacado la diputada.

 

Implicación completa

En este sentido, Vicente-Ruiz ha destacado la complejidad del programa impulsado por la Diputación ya que no consiste únicamente en la adquisición de dispositivos DESA “sino que desde el Gobierno Provincial nos volcamos durante todo el proceso para garantizar que esta provincia es un territorio cardioprotegido”.

 

Para ello, la Diputación ofrecerá cursos de formación completa en el manejo de los desfibriladores a un máximo de ocho personas por municipio. “Estos dispositivos aportan notables índices de supervivencia en casos de parada cardiorrespiratoria y es imprescindible que allá donde se instale un desfibrilador haya cerca alguien que sepa usarlo reduciendo así a menos de cinco minutos el tiempo de respuesta ante cualquier emergencia. Responder en el corto plazo es sinónimo de salvar vidas y, además, que sea con garantías de que sea sin secuelas”.

 

Cabe recordar que a través de esta iniciativa, la institución provincial tiene como objetivo garantizar la disponibilidad de desfibriladores en todas las localidades de la provincia. De este modo, se equipará con estos sistemas a municipios sin recursos propios para contar con ellos así como a pequeños núcleos poblacionales integrados en los municipios castellonenses tales como pedanías, aldeas, masías o urbanizaciones.

Imprimir Imprimir